La Lupa

CRISIS DE LOS ANGLOPARLANTES EN CAMERUN

Por Rose Astride MELING MOUM, estudiante de Marketing político y comunicación institucional en la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir. /rosa(@)mainel.org

 

  • CONTEXTO HISTÓRICO

 

Después de la derrota de Alemania en 1918, la Liga de las Naciones (antecesor de la ONU) confió cuatro quintas partes de Kamerun a la tutela de Francia. El resto, la parte occidental que limita con Nigeria se confía a Gran Bretaña.

El 11 de febrero de 1961 se realizó un referéndum en el Camerún británico para determinar si la antigua colonia británica debería integrar a Camerún o Nigeria. Finalmente, la parte septentrional (la mayoría musulmana del norte de Camerún) se unirá a Nigeria, mientras que el sur (Camerún meridional, principalmente cristiano y animista) se fusionará con el ex Camerún francés.

En 1972, se organizará otro referéndum, pero esta vez para poner fin al federalismo. Los dos estados federados desaparecen para hacer espacio para un solo estado, con una sola asamblea nacional.

 

  • MINORIA DE ANGLOPARLANTES

Camerún comprende actualmente diez regiones, dos de las cuales son principalmente de habla inglesa, el noroeste (capital: Bamenda) y el sudoeste (capital: Buea), que comprenden alrededor del 20% de la población.

Las autoridades elogian regularmente la realidad del bilingüismo, con la apertura de escuelas bilingües de inglés / francés. El país es miembro de La Francophonie y de la Commonwealth. Sin embargo, muchos anglófonos se consideran marginados por la mayoría de habla francesa y denuncian una distribución injusta de la riqueza nacional. Se quejan de que no ven los beneficios de los recursos que explotan en casa, empezando por el petróleo que extraen en Limbe (sudoeste de habla inglesa), mientras que la Sociedad Nacional de Refinación (Sonara) sigue siendo administrada por un francófono.

 

  • UNA UNIDAD DISCUTIDA

En los años 90, aumentaron las reclamaciones del Camerún de los angloparlantes a favor de un referéndum sobre la independencia, y en 2001, el 40 aniversario de la unificación se marca con manifestaciones prohibidas que degeneran en violencia. Varias personas son asesinadas y líderes separatistas arrestados. Sin embargo, la cuestión del habla inglesa nunca había sido tan aguda como lo es ahora. La movilización de los abogados, profesores y estudiantes de octubre de 2016, deplorando la designación de las regiones de habla francesa, o el rechazo de la supremacía del derecho romano a expensas del derecho común anglosajón, ignorado y reprimido por el gobierno, reavivó los movimientos de identidad. Los líderes de las protestas piden en su mayoría un retorno al federalismo, para una minoría, la independencia y el anuncio de un nuevo estado que llaman Ambazonia. El ejecutivo, encabezado por el presidente Paul Biya (desde 1982) y su primer ministro de habla inglesa Philemon Yang, han rechazado ambas afirmaciones.

Los grupos secesionistas se están multiplicando. Aprovechan la situación para radicalizar a la población con el apoyo de una parte de la diáspora anglófona. Si el riesgo de división del país es muy bajo, la de un resurgimiento a mediano plazo del problema en forma de violencia armada es alta, ya que algunos de estos grupos escindidos ahora llaman a la violencia.

  • VIOLENCIA Y REPRESION

El 1 de octubre de 2017, decenas de miles de personas comenzaron a caminar pacíficamente (con árboles de la paz en la mano y gritando «sin violencia») para proclamar la independencia de Ambazonia. «Ya no somos esclavos de Camerún», dice el autoproclamado «presidente» de Ambazonia, Sisiku Ayuk Tabe.

En Bamenda, Buea y en docenas de localidades, marcharon e izaron las banderas de Ambazonia en una encrucijada y cacicazgos tradicionales, una estación de policía y una estación de gendarmería. La independencia ha sido proclamada simbólicamente en las jefaturas. Ante esto, las fuerzas de defensa y seguridad reaccionaron con un uso de la fuerza que, del 28 de septiembre al 2 de octubre, dejó al menos 40 muertos y más de 100 heridos entre los manifestantes. Este alto costo se debe a la munición real y al uso excesivo de gases lacrimógenos, incluso en hogares o contra fieles que abandonan las iglesias. Arrestaron a cientos de personas sin una orden judicial, incluso en sus hogares, e infligieron torturas y tratos inhumanos. Abusos sexuales, destrucción de propiedades y saqueos en casas por soldados y policías, y disparos contra los manifestantes en Kumba, Bamenda y cerca de Buea desde helicópteros fueron denunciados por una docena de habitantes, funcionarios locales, altos funcionarios, la prensa, organizaciones de derechos humanos y obispos católicos de ambas regiones.

A finales de 2017, aumentaron los ataques contra las fuerzas de seguridad, mientras que los separatistas acusaron al gobierno de haber «militarizado» las regiones de habla inglesa.

El 5 de enero de 2018, el secesionista Sisiku Julius Ayuk Tabe, de 52 años, presidente de este estado autoproclamado, fue detenido en un hotel en Abuja con otros nueve ejecutivos de su movimiento, al presidir una reunión dedicada a la «crisis de refugiados» del Camerún anglófono en Nigeria. Dijo que estaba haciendo todo lo posible para obtener un reconocimiento rápido de Ambazonia por parte de la ONU, la Unión Africana y la Unión Europea. El 26 de enero de 2018, Nigeria extradita a 47 separatistas de habla inglesa, incluido Sisiku Ayuk Tabe, provocando nuevos ataques dirigidos contra las representaciones del estado camerunés.

  • LAS MEDIDAS GUBERNAMENTALES

En marzo de 2017, se tomaron diferentes medidas para apaciguar la situación: se creó una Comisión Nacional de Bilingüismo y Multiculturalismo, las Secciones de Derecho Común en el Tribunal Supremo y la Escuela Nacional de Administración y Poder Judicial, se reclutaron magistrados anglófonos y 1.000 maestros bilingües, y se restauró Internet después de 92 días de interrupción. Sin embargo, estas medidas tuvieron poco efecto. Los manifestantes las consideran tardías e insuficientes.

 

  • LA URGENCIA DE RESOLUCION DE ESTA CRISIS

La crisis afecta desde hace casi un año a la economía en el Noroeste y el Suroeste. La suspensión de la conexión a Internet en estas regiones ha penalizado fuertemente a las compañías locales: start-ups, compañías de telefonía móvil y bancos, entre otros, ubicados en la ciudad de Buea en el suroeste. A pesar de que Paul Biya, el jefe de estado camerunés, ordenó la restauración de la conexión a Internet el 20 de abril de 2017, varios jóvenes empresarios digitales abandonaron sus lugares de origen para llevar a cabo sus actividades en Douala, incluido el fundador de ActivSpaces, la primera incubadora en Camerún, y Mambe Churchill Nanje, el fundador de Njorku, un buscador de empleos en África.

En el frente educativo, las dos regiones de habla inglesa viven al ritmo de las ciudades fantasma, los boicots de las escuelas y los incidentes violentos esporádicos. Todo esto tiene un impacto en el plan humanitario, con 10.000 refugiados actualmente en la vecina Nigeria.

Además, 2018 es un año de elecciones, 4 sondeos específicos y la crisis puede socavar el proceso.

En esta perspectiva, se necesitan varias medidas inmediatas, tales como: un discurso de apaciguamiento y reconocimiento del problema anglófono por parte del Presidente de la República; la liberación de los líderes de la movilización anglófona; sanciones contra miembros de las fuerzas de seguridad responsables de errores durante la crisis; la implementación de los 21 puntos que se acordaron entre los sindicatos anglófonos y el gobierno en enero de 2017; una remodelación del gabinete y una reorganización de la administración superior para incluir a las generaciones más jóvenes y a las personas más legítimas en el área de habla inglesa; una apertura del debate sobre la forma del estado, y el recurso a un tercero (la Iglesia Católica o un actor internacional) como observadores.

 

CONCLUSIÓN

Camerún tendrá que iniciar reformas institucionales para abordar los profundos problemas de los que la cuestión del habla inglesa es un síntoma. Será principalmente para aplicar rigurosamente y mejorar las leyes de descentralización. Crear consejos regionales, distribuir mejor los recursos financieros y las habilidades, y adoptar disposiciones legales específicas para las regiones de habla inglesa en las áreas de educación, justicia y cultura. Porque, con un Camerún enfrentando a Boko Haram en el Lejano Norte y la milicia centroafricana en el Este, debe evitar la apertura de un nuevo frente potencialmente desestabilizador o incluso como mediador entre el gobierno y las organizaciones anglófonas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*